El sector de la alimentación resurge y toma fuerza en esta nueva realidad de COVID.

Teciman, que colabora con empresas de diversos sectores además del alimentario, como automoción, energético, ferroviario… es testigo del empuje del sector de la alimentación. Está claro, ahora más que nunca, que el outsourcing de ingeniería es un buen compañero de viaje en este campo. Y es que este tipo de subcontratación proporciona flexibilidad y garantía en un presente tan cambiante y difícil.

Los perfiles industriales que más buscan las empresas dentro de este sector giran entorno a las cadenas de producción automatizadas. Tales como ingenieros automatistas, ingenieros eléctricos, o programadores de PLC. Y Téciman tiene un equipo profesional muy experimentado en estos campos.

Frente a la nueva y cruda realidad en la que nos encontramos, la única opción viable es reinventarse, reciclarse y reorientarse. Se trata de ofrecer un servicio de garantía con un menor coste en plantilla. Y para ello el outsourcing de ingeniería es el mejor compañero. Como ejemplo está el sector alimentario, que ha aumentado sus líneas de producción usando la técnica de la subcontratación para potenciar un área que “ahora” está en auge. “Ahora” es un tiempo muy relativo ya que dentro de unos meses puede ser otro el departamento a potenciar. A esto se refiere el concepto de presente cambiante y por ello se insiste en la mayor cualidad del outsourcing: la flexibilidad.